• 1

Razas de minicaballos: Caballos Falabella, Caballos Miniatura Americanos y otras

Existen diversas razas de caballos en miniatura, todas ellas fruto de una intensa selección genética para conseguir caballos de pequeño tamaño con la morfología lo más parecida posible a la de un caballo grande y no la de un poni. En general casi todas las razas miniatura tienen en común el aspirar a criar caballos con una alzada adulta de menos de 87 cm, con un alzada media típica de 80 cm aproximadamente.

Todos los caballos miniatura se obtuvieron cruzando de manera muy selectiva caballos pequeños de diversas razas con ponis Minishetland. Por lo tanto, todos los caballos miniatura, sin importar su raza, tienen entre sus antepasados más o menos lejanos sangre Minishetland, una característica imprescindible para reducir el tamaño de los caballos sin recurrir a la tan indeseable cría con caballos enanos. No obstante, la extensa selección genética para criar caballos refinados y elegantes, ha tenido como resultado que los caballos miniatura de calidad se distingan claramente por su morfología de un poni miniatura Minishetland.

En España y otros países de habla hispana, el término caballo Falabella se utiliza frecuentemente, de manera errónea, como término genérico para referirse a un caballo miniatura. Pero la realidad es que la raza Falabella es solo una de muchas razas de caballos miniatura. La costumbre de llamar Falabella a cualquier caballo miniatura se ha difundido en parte por la falta de conocimiento sobre la raza y en parte por personas sin escrúpulos que usan el nombre Falabella con el fin de conseguir un mejor precio para un caballo miniatura no puro e incluso para ponis miniatura cruzados. De hecho, el caballo Falabella es una raza muy rara de la cual, según el libro genealógico de la raza, apenas existen unos 800 ejemplares auténticos en toda Europa.

En la actualidad existen diversas razas de caballos miniatura incluyendo el caballo miniatura americano, el caballo miniatura europeo, el caballo miniatura holandés, el caballo miniatura sudafricano, el caballo miniatura francés y el caballo Falabella.

A nivel internacional, las razas más importantes son (en orden alfabético):

 

American Miniature Horse, abreviado AMH (caballo miniatura americano): a día de hoy es de las razas que mayor impacto tiene en el mundo del caballo miniatura debido a su elevada calidad morfológica, elevado número de caballos registrados en todo el mundo, amplia variedad genética y gran cantidad de concursos que se celebran para esta raza y que promueven su carácter polifacético. Como ejemplo, en el campeonato mundial del caballo miniatura americano celebrado anualmente en EEUU, se suelen presentar alrededor de 1500 caballos miniatura en una gran diversidad de categorías incluyendo belleza, libertad, salto (de la mano), enganche, halter etc.

La “American Miniature Horse Association” o AMHA (Asociación del Caballo Miniatura Americano), con sede en Estados Unidos, es responsable del libro genealógico del caballo miniatura americano y la única autorizada para emitir los pedigrees de los caballos pertenecientes a esta raza. La prueba de ADN para verificar la paternidad del caballo es requisito imprescindible y obligatorio para todos los caballos miniatura americanos que se registran por la AMHA.

Según el estándar de la raza el objetivo de la cría del caballo miniatura americano es “producir el caballo más pequeño y perfecto posible”. Esto implica que pequeño tamaño y correcta morfología deben ir siempre de la mano. El estándar racial puede consultarse en detalle aquí: http://www.amha.org/about-us/breed-standards


Caballo miniatura europeo, caballo miniatura francés, caballo miniatura holandés, caballo miniatura surafricano: son caballos miniatura registrados en libros genealógicos a nivel internacional europeo (en el caso del caballo miniatura europeo) o a nivel nacional en los demás. En general son caballos miniatura fruto de la combinación de determinadas razas de caballos miniatura, en especial del caballo miniatura americano, y siempre en cumplimiento con los requisitos y estándares de su correspondiente libro genealógico. Muchos de estos libros genealógicos (incluyendo el del caballo miniatura europeo y el del caballo miniatura holandés), exigen aparte de la prueba de ADN, estrictas pruebas morfológicas (llamadas pruebas de aptitud de cría) tanto para las yeguas como para los sementales, siendo por lo tanto más exigentes en cuanto a los requisitos de calidad a cumplir que los libros genealógicos de la raza Falabella y caballo miniatura americano.

 

Falabella o caballo Falabella: es la raza miniatura más antigua, creada en Argentina y considerada una raza rara porque el número de caballos Falabella auténticos es muy reducido. En la actualidad se estima que existen apenas unos pocos miles de ejemplares en todo el mundo. Debido a este reducido número de caballos Falabella auténticos, el índice de consanguinidad en la raza es muy elevado, lo cual causa una mayor incidencia de determinados defectos genéticos, incluyendo el enanismo.

La Asociación de Criadores de Caballos Falabella o ACCF, con sede en Buenos Aires (Argentina) es la única responsable del libro genealógico original de la raza. Con el paso de los años, motivado por intereses económicos, se fundaron otras asociaciones de Falabellas en otros países. Muchas de estas asociaciones también registran caballos miniatura cruzados como si fueran Falabellas, dando lugar así a la proliferación de un gran número de falsos Falabellas, un fraude bastante lucrativo para quienes lo practican. Dichas asociaciones, carecen de la necesaria autorización del libro genealógico original y los "pedigrees" que emiten son inválidos. La Asociación de Criadores de Caballos Falabella dicta que “el caballo Falabella auténtico debe tener 100% sangre Falabella”, siendo obligatoria una prueba de ADN para demostrar que el caballo desciende de los caballos del rancho Falabella en Argentina, fundadores de la raza. Únicamente aquellos caballos que han demostrado su pureza de linaje mediante esta prueba de ADN son reconocidos como caballos Falabella auténticos. En Europa, existen solo dos asociaciones de Falabella reconocidas y autorizadas por la ACCF para emitir cartas genealógicas (pedigrees), que son el “The British Falabella Studbook” y el “European Falabella Studbook”.

 

En la actualidad, en España no existe ningún libro genealógico de ninguna de las razas de caballos miniatura. Por lo tanto, para todos los caballos miniatura de pura raza que nacen en España y que cumplen los requisitos de su raza, deben tramitarse sus cartas genealógicas (pedigrees) en el extranjero, en el libro genealógico que les corresponda. 

¿Cuál es la importancia de conocer aspectos básicos sobre las razas de caballos en miniatura? Ante todo, de cara a una potencial compra saber lo que se está adquiriendo evitando ser víctima de fraudes y decepciones. Comprando un potro de caballo miniatura de pura raza con su carta genealógica oficial y por supuesto prueba de ADN permite saber con toda certeza que ese caballo también de adulto realmente tendrá el aspecto de un caballo miniatura. También permite saber que los caballos que se enseñan como los supuestos padres del potro en cuestión, realmente son sus padres. Además, al adquirir un caballo miniatura de pura raza se tienen abiertas todas las posibilidades de participar en concursos, los cuales sin excepción solo permiten la participación de caballos de raza. Asimismo, de cara a una posible futura venta, su valor es significativamente mayor. Por el contrario, si se adquiere un caballo sin pruebas oficiales de su pureza de raza, hay muchas probabilidades que en realidad se trate de un cruce de ponis pequeños (muy difícil de ver cuando se trata de potrillos jóvenes) y por lo tanto ese caballo de adulto no tendrá el aspecto de un caballo en miniatura, sino más bien de un poni. En resumen, comprar un caballo con carta genealógica oficial constituye una garantía de lo que se compra, si bien también su precio será siempre sensiblemente superior. Por el otro lado, comprar un miniatura sin estas garantías puede ser una lotería, aunque si el futuro aspecto, trasfondo genético, tamaño y morfología del animal no le son importantes, es una posibilidad de adquirir un animal por un precio mucho más reducido.

 

Terapias y actividades asistidas con caballos miniatura de terapias

Si bien en España, MagicEquus® es pionera en introducir el caballo miniatura de terapias en el mundo de las terapias y actividades asistidas por animales, en otros países como Estados Unidos, Canadá e Inglaterra, ya se trabaja con gran éxito con caballos miniatura de terapias desde hace más de veinte años.

En este artículo resumimos las preguntas más frecuentes sobre los caballos miniatura de terapias y las terapias y actividades asistidas por ellos:

¿Qué es un caballo miniatura de terapias?
Un caballo miniatura de terapias es un caballo miniatura que ha sido específicamente entrenado para trabajar en terapias y actividades asistidas por caballos (equinoterapia). Las terapias asistidas con animales, se utilizan con mucho éxito como elemento adicional en el tratamiento de personas con trastornos del desarrollo y del espectro autista, trastornos del habla, estrés pos-traumático, dificultades cognitivas, demencia y déficits de motricidad fina entre otros.

¿En qué consisten las terapias y/o actividades asistidas con caballos miniatura?

Existen numerosas variantes en las terapias asistidas por caballos miniatura, ya que estas se adaptan a las necesidades concretas de cada cliente, pero pueden distinguirse tres variantes principales:

  • Terapias individuales en las cuales un profesional (psicólogo, psicopedagogo, trabajador social, coach etc) incorpora el trabajo con el caballo de terapias en el tratamiento de su cliente.
  • Intervenciones grupales en colegios, centros de educación especial, residencias de ancianos etc. en las que se realizan actividades específicas con el caballo de terapias cumpliendo siempre un objetivo concreto, como puede ser trabajar la coordinación ojo-mano, comunicación verbal, lenguaje corporal, motricidad fina, relajación etc.
  • Visitas terapéuticas en las que el caballo de terapias visita personas mayores y/o discapacitadas en su propia residencia/habitación en una interacción individual y personalizada según sus necesidades.

Es importante destacar que los caballos miniatura nunca se montan, todas las actividades que se realizan con ellos son pie a tierra.

¿Cómo se transporta el caballo al lugar donde tiene lugar la terapia y/o actividad asistida?

El caballo miniatura se transporta en una furgoneta adaptada y autorizada oficialmente para el transporte de equinos, tal como exige la normativa europea de bienestar animal en el transporte. Los caballos miniatura de terapias son entrenados para subir y bajar de la furgoneta ellos solitos y viajar con toda tranquilidad de modo que el viaje de ida y vuelta a una sesión de trabajo es para ellos parte normal de su rutina. E aquí un: Vídeo de caballo miniatura entrenando subir y bajar a su furgoneta

La furgoneta garantiza el comfort y la seguridad del caballo de terapias durante los desplazamientos, disponiendo de una rampa antideslizante a su medida, suelo anti- deslizante en el interior, sistema de ventilación y una red de heno slow feeder para su entretenimiento.

caballo miniatura subiendo al remolque, subiendo a la furgoneta

Jantana MagicEquus, caballo miniatura de terapias subiendo ella solita a la furgoneta.

¿Cuáles son los beneficios de las terapias y actividades asistidas con caballos miniatura?
Los beneficios psicológicos y físicos de las terapias con caballos miniatura se producen debido a la liberación de ciertas hormonas. En efecto, se ha demostrado que cuando una persona participa en una interacción guiada con un caballo de terapias aumentan sus niveles de oxitocina, dopamina y endorfinas, que son las popularmente llamadas hormonas de la felicidad. Estas hormonas ayudan a normalizar la presión sanguínea, disminuir la percepción del dolor, reducir la ansiedad, disminuir el estrés y mejorar la atención y la interacción social.

Los caballos miniatura son sumamente sensibles y receptivos al estado emocional de la persona con la que interactúan, a la vez que son muy cariñosos. Su modo de ser despierta en las personas ternura y empatía, les hace sentirse queridos y valorados tal como son, les motiva a participar activamente en ejercicios de rehabilitación, todo a la vez que su temperamento tranquilo les transmite confianza y calma.

¿Cuánto dura el entrenamiento para formar un caballo miniatura de terapias?
El entrenamiento en general tiene una duración mínima de un año. El nivel de trabajo que se exige es muy alto. Contrario a lo que ocurre en la hipoterapia con caballos grandes, donde es el beneficiario que se desplaza a la finca donde está el caballo, en el caso del caballo miniatura de terapias, en general es el propio minicaballo que se desplaza hacia donde residen los beneficiarios de la intervención terapéutica. Esto implica que un caballo miniatura de terapias trabaja en todo tipo de lugares, tanto en exterior como en interior, y expuesto a todo tipo de estímulos, ruidos etc. Esto supone un reto para cualquier caballo y se necesita un entrenamiento especializado para que el caballo aprenda poco a poco a desenvolverse con total calma y soltura en cualquier entorno y contexto.

¿En qué consiste y cómo se entrena un caballo miniatura para terapias?
El objetivo del entrenamiento es que el caballo, además de tener excelentes modales, aprenda a desenvolverse con total soltura y calma en todo tipo de entornos y situaciones, tanto en exterior como en el interior de edificios. El caballo no solo aprende a no asustarse de nada, sino a sentirse a gusto en la gran variedad de situaciones diferentes con las que se encontrará en su futuro trabajo. Para conseguirlo se trabaja con el caballo en todo tipo de entornos: dentro de edificios, entre gente, en la ciudad etc. Además el caballo aprende conductas muy específicas como por ejemplo: hacer pipi a la orden (importante para evitar “accidentes” cuando se trabaja en interior), posar la cabeza en el borde de una cama en respuesta a las caricias de una persona acostada en ella, poner la cabeza en el regazo de una persona sentada, etc. Trabajamos con técnicas de entrenamiento en positivo, incluyendo contracondicionamiento, desensibilización sistemática, y también clicker training, siempre basadas en la confianza y el respeto mutuos. Gracias a estas técnicas de entrenamiento nuestros caballos trabajan con nosotros con ganas, relajados y contentos.
Formar un caballo miniatura de terapias requiere por lo tanto de un caballo muy especial, además de mucho trabajo, saber hacer y dedicación.

¿Cualquier caballo miniatura puede convertirse en caballo de terapias?
No. Al igual que no cualquier perro puede ser perro lazarillo o perro de rescate, tampoco cualquier caballo miniatura puede ser caballo de terapias. Para que un caballo miniatura sea apto como futuro caballos de terapias debe tener una serie de características que son:

  • Sociabilidad: debe ser un caballo muy sociable que disfruta de la interacción con todo tipo de personas diferentes y busca activamente el contacto humano.
  • Temperamento: ante todo debe ser de temperamento tranquilo, paciente, equilibrado y no asustadizo. El temperamento viene dado por la genética del animal, razón por la cual es de gran importancia seleccionar concienzudamente los progenitores cuando se busca criar potros que tengan potencial como futuros caballos de terapias.
  • Capacidad de recuperación (resiliencia): debe ser alta. El caballo con alta capacidad de recuperación se recupera rápidamente de cualquier estímulo desagradable retornando a su estado emocional base de tranquilidad.
  • Salud física: el caballo debe estar sano. Se presta especial atención a la presencia de patologías que cursen con dolor crónico, ya que la ausencia de dolor y enfermedad es un criterio esencial para el bienestar animal.

¿Qué ventaja tiene un caballo miniatura como animal de terapias frente a un caballo grande?
Una ventaja especial del caballo miniatura como animal de terapias es su pequeño tamaño que hace que, en comparación con un caballo grande, la interacción no solo sea completamente segura, sino que incluso personas que le tienen miedo a caballos grandes no tienen dificultades algunas en participar en las actividades. Asimismo, y gracias de nuevo a su pequeño tamaño, el propio minicaballo se traslada con facilidad en una furgoneta adaptada al lugar donde residen los beneficiarios de las intervenciones terapéuticas. Gracias a ello, cualquier persona, independientemente de su grado de movilidad /o posibilidades de desplazamiento, puede beneficiarse de la terapia con caballos miniatura. Una vez finalizada la sesión de trabajo con el caballo miniatura, éste vuelve a la a la finca donde reside y donde puede descansar disfrutando de la vida en semilibertad siempre en compañía de otros equinos.


¿Qué diferencia tiene un caballo miniatura como animal de terapias frente a los perros de terapias?

  1. Unos y otros, se complementan ya que son muy diferentes en cuanto al tipo de interacción que fomentan. El caballo trabaja en especial la serenidad, la relajación, la congruencia y claridad en el lenguaje corporal, la empatía, así como el control de la motricidad fina.
  2. Personas con alergias al pelo de perro a menudo toleran perfectamente el pelo de caballo y de esta forma también pueden beneficiarse de la terapia asistida por animales.
  3. Caballos miniatura tienen la ventaja de la longevidad: viven más del doble que un perro, de hecho fácilmente pueden alcanzar los 30 años de vida o incluso más. 

¿Como se evita que el caballo resbale con sus cascos en los suelos de interior resbaladizos, como suelos de mármol etc.?

Los caballos miniatura de terapias aprenden a caminar sobre todo tipo de superficies. No obstante, para su seguridad y comfort, cuando trabajan en interior llevan botitas especiales para caballos miniatura. Estas botas son del mismo tipo que se usan para caballos grandes que no van herrados ("barefoot"), solo que son de tamaño mini. Tienen una suela antideslizante y se adaptan perfectamente al casco del caballo, siendo así muy cómodos para el caballo.

caballo miniatura americano de terapias

Caballo miniatura de terapias llevando sus botas antideslizantes.

¿Cómo vive un caballo miniatura de terapias MagicEquus®?

Para el bienestar, la felicidad y la salud física y mental de los caballos de terapias es esencial que se les den las condiciones de vida adecuadas para su especie y etológicamente correctas. Esto significa: vida en manada junto a otros caballos miniatura, libre acceso a grandes superficies para poder correr y moverse con total libertad y acceso a una dieta basada en forraje las 24 horas del día.

caballos miniatura americanos jugando con perro

Manada de caballos miniatura MagicEquus® galopando juntos.

¿Qué es el caballo miniatura?

 

Los caballos miniatura son un conjunto de razas de caballos muy pequeños, que en general miden de promedio unos 79 - 86 cm a la cruz (más detalles sobre su tamaño pueden leerse aquí: http://www.magicequus.com/index.php/es/multimedia/articulos/tamano-caballos-miniatura.html). Son fruto de una estricta selección genética encaminada a producir caballos de muy poca alzada pero siempre lo mejor proporcionados posibles. Dentro del caballo miniatura existen diversas razas o registros. A día de hoy, la raza miniatura que goza de mayor prestigio en todo el mundo es el caballo miniatura americano. Otras razas incluyen el caballo miniatura europeo, el caballo miniatura holandés, el caballo miniatura surafricano y el Falabella.

Continuar leyendo

Condición corporal y peso del caballo miniatura

Saber evaluar correctamente la condición corporal y peso del caballo miniatura es imprescindible para poder ajustar la dieta del caballo a su estado físico actual, así como para calcular dosis de fármacos y antiparasitarios. Sin embargo, la evaluación de la condición corporal y el peso en el caballo miniatura no siempre es tarea sencilla, fundamentalmente por dos razones: en primer lugar porque el grueso pelo de invierno de los miniatura “engaña” bastante, haciendo que muchos caballos parezcan “rechonchitos” aunque realmente no están gordos, y en segundo lugar, porque ni las cintas de peso, ni las fórmulas matemáticas que se utilizan habitualmente para calcular el peso de un caballo estándar son válidas para los caballos miniatura [1]. De hecho un estudio reveló que las cintas de peso diseñados para estimar el peso de caballos de tamaño estándar llegan a sobreestimar el peso del caballo miniatura hasta un 16% frente a su peso real [2].

Continuar leyendo

Alojamiento del caballo miniatura

El alojamiento del caballo miniatura no necesita de lujos, pero debe cumplir una serie de requisitos básicos imprescindibles para la salud del caballo.

El alojamiento ideal del caballo miniatura consiste en una cuadra con acceso las 24 horas (o como mínimo durante todo el día), a un amplio corral ("paddock") y siempre en compañía de otro equino preferentemente de tamaño parecido.

Se desaconseja encarecidamente la tradicional estabulación en boxes individuales, con ejercicio físico restringido y sin vida social con otros equinos. Este tipo de alojamiento es percibido como "cómodo" para el propietario pero es completamente contraproducente para el bienestar del caballo. En efecto es una de las principales causas de las úlceras gástricas (que afectan a más del 60% de caballos que viven confinados en boxes), los temidos cólicos, así como trastornos de la conducta como el mal del oso, tragar aire, agresividad y ansiedad. 

Continuar leyendo

Deporte con caballos miniatura

El agility con caballos, o horse agility en inglés, es un deporte divertido y super dinámico ideal para ser practicado con caballos miniatura. Se trata de un deporte que inicialmente surgió en el mundo del perro y que recientemente se ha adaptado a los caballos. Consiste en completar junto con el caballo y siempre de a pie (nunca montado) un circuito con todo tipo de obstáculos. El reto es completar el circuito en un orden determinado, sin fallos y en el menor tiempo posible. Al igual que en el agility con perros, en el agility con caballos, el caballo está en libertad y la persona le guía a través del circuito exclusivamente con la voz y los gestos. El agility con caballos es un reto emocionante que pone a prueba la compenetración, confianza y comunicación entre persona y caballo. Es un deporte que se adapta al nivel y capacidad de cada caballo y su guía y por ello no tiene límites de edad ni para el caballo ni para el guía. Es  un excelente ejercicio aeróbico, que a la vez que proporciona ejercicio físico a caballo y guía estimula mentalmente al caballo, aumentando su confianza y control en todo tipo de situaciones y fortaleciendo el vínculo de confianza con su guía.

Caballo miniatura compitiendo en salto

En España, al igual que en el resto del mundo, el horse agility está ganando cada vez más adeptos, celebrándose varios cursos y talleres a lo largo del año en toda la geografía española.

Existen varias páginas en Facebook donde no solo se anuncian cursos y clinics de horse agility en España, sino se comparten además ideas, trucos para el entrenamiento y experiencias. Entre ellas están:

Horse Agility Madrid, Horse Agility Com. Valenciana, Horse Agility Cataluña y Horse Agility España.

Existe además una asociación internacional de  horse agility: http://www.thehorseagilityclub.com/ en cuya web se publica mucha información de interés, así como dvd´s y libros para iniciarse y progresar en este emocionante deporte.

E aquí un artículo interesante en español sobre el horse agility, tipos de obstáculos etc.: http://www.mundoecuestre.com/profiles/blogs/que-es-el-horse-agility-o-agility-con-caballos

Existen excelentes libros en inglés y alemán sobre el horse agility, todos ellos con numerosas ilustraciones y consejos prácticos. A día de hoy aún no hay versiones traducidas al español.

En youtube pueden verse numerosos vídeos, como por ejemplo estos dos vídeos de  caballos miniatura practicando agility:

https://youtu.be/mFImjWUvgQI

https://www.youtube.com/watch?v=fricPdlfKYQ

Y este otro vídeo de un caballo haciendo agility al más alto nivel: https://www.youtube.com/watch?v=XqVLY8YfbEo

¡Sin duda, el agility es un fantástico deporte para que toda la familia disfrute con el caballo miniatura!

Equitación y caballos miniatura

¿Se puede montar en el caballo miniatura? Es una pregunta muy legítima y sumamente frecuente.

La respuesta es que solo se puede si se dan una serie de circunstancias abajo explicadas y ante todo: los caballos miniatura NUNCA pueden ser montados por adultos.

Exceptuando el tamaño, el caballo miniatura de tipo normal (no ultrarefinado) es como cualquier otro caballo, y por lo tanto en teoría también puede ser montado, si se tienen en cuenta importantes limitaciones que vienen dadas por su tamaño y constitución. El caballo miniatura NUNCA puede ser montado por un adulto ni por un adolescente. No obstante, si puede ser montado por niños muy pequeños (hasta 3-4 años de edad), lo que en general, dada la corta edad del niño, significa que un adulto lleva al caballo del ramal mientras el niño pequeño está sentado encima del caballito y disfruta del paseo. Las limitaciones que deben tenerse en cuenta a la hora de considerar un caballo miniatura como montura para un niño muy pequeño son esenciales para la salud y el bienestar del caballo y son las siguientes:

  1. el peso máximo que tenga que cargar el caballo no debe superar nunca el 20% del peso del caballo miniatura. Para poner un ejemplo: un caballo miniatura que pesa 110 kg puede cargar un peso máximo de 22 kg (jinete y silla de montar incluida). En consecuencia, se elegirán para la monta únicamente caballos miniatura de complexión más fuerte y de mayor alzada frente a los ejemplares especialmente pequeños y refinados (tan populares por el otro lado como mascotas y caballos de terapia).

  2. los caballos miniatura de tipo ultrarefinado, no son en ningún caso, aptos para ser montados, ni siquiera por niños muy pequeños.

  3. el caballo miniatura debe recibir una doma adecuada para la monta igual que lo recibiría si fuera un caballo grande. Como los caballos miniatura son muy dóciles por naturaleza, éste punto a menudo es descuidado por completo, pudiendo dar lugar a problemas de comportamiento nada desdeñables.

  4. el caballo miniatura debe ser condicionado físicamente, con un entrenamiento físico regular y bien organizado. De nuevo, exactamente igual que se haría con un caballo grande.

  5. si se utiliza una montura, ésta debe adaptarse perfectamente al tamaño del miniatura. No es raro ver auténticas barbaridades con sillas de montar enormes que cubren a modo de manta casi todo el dorso del pobre caballo miniatura. Estos “apaños” causan dolor al caballo y pueden desembocar en graves alteraciones musculo-esqueléticas. Si no se dispone de una silla de montar apropiada, se puede utilizar alternativamente una mantilla bien acolchada sujeta con un cinchuelo.

  6. el caballo miniatura debe tener la madurez física apropiada antes de cargar peso. Esto significa que debe haber cumplido al menos 3 años de edad. Caballos que se montan antes de haber alcanzado la madurez física necesaria pueden sufrir daños físicos graves, incluso irreversibles.

  7. igual que se haría con caballos grandes, cuando un niño pequeño monta en caballo debe encontrarse siempre bajo la supervisión de un adulto responsable.

Aplicando el sentido común y buenas prácticas de manejo del equino, ciertos tipos de caballos miniatura pueden ser montados por niños muy pequeños. En este sentido puede ser una bonita forma de iniciar a un niño muy pequeño al mundo del caballo. No obstante, personalmente creo que es preferible orientar el “uso” del caballo miniatura a otras actividades ecuestres, sin “fecha de caducidad”. Con ello me refiero a actividades que pueden ser realizadas no sólo por niños pequeños, sino por todos los miembros de la familia, tanto niños como adultos. Entre estas actividades destacan en especial el agility con caballos (que se realiza siempre de pie a tierra) y el enganche. Ambas son actividades deportivas muy enriquecedoras y divertidas para personas de todas las edades, actividades que no en vano gozan de una gran popularidad a nivel internacional.

Alimentación del caballo miniatura

Alimentar correctamente al caballo miniatura es fundamental para mantener su salud. En general, se puede afirmar que las necesidades nutricionales del caballo miniatura son las mismas que las de otros equinos de tamaño estándar, aunque por supuesto reduciendo las cantidades correspondientemente. Sin embargo, hay ciertos aspectos de la nutrición del caballo miniatura que difieren de la de otros equinos [1] y que se explican en este artículo.

La alimentación ideal del caballo miniatura se basa en heno de de hierba puesto a libre disposición en redes comedero lento (tipo slow feeder) y suplementado con una dosis diaria de un corrector vitamínico, mineral y proteico. O alternativamente, caso de disponerse de prados, pastoreo suplementado con un corrector y según necesidad con heno.

Caballos miniatura pastandoheno de hierba, alimentación para el caballo miniatura

Fotos: la alimentación del caballo miniatura se basa en la hierba (forraje), sea en estado fresco (foto izquierda) o seco en forma de heno (foto derecha).

La mayoría de los caballos miniatura destacan por su gran eficacia metabólica [2], lo que significa que en general pueden satisfacer sus necesidades de calorías con una dieta basada en forraje de calidad sin la necesidad de ingerir piensos de cereales. La alta eficacia metabólica de los miniatura hace que tengan tienen cierta tendencia al sobrepeso si no se alimentan y ejercitan correctamente. 

Sin duda alguna, el pastoreo es la alimentación más natural del caballo. Cuando no es posible el pastoreo, lo más saludable es alimentar los caballos a base de heno de alta calidad puesta a libre disposición ("ad libitum") en redes tipo comedero lento. Estas redes se denominan comederos lentos ("slow feeder") ya que tienen huecos muy pequeños haciendo que el caballo coma su comida de poco a poco sin empacharse, además de permitir que el caballo autoregule su ingesta de forraje según sus necesidades. Para los caballos miniatura es importante utilizar exclusivamente redes slow feeder con el hueco de no más de 3 x 3 cm, ya que solo este tamaño de hueco garantiza que el caballo no pueda accidentarse enganchando un casco en la red y además no consuma heno en exceso. La alimentación con heno ad libitum se considera la alimentación más natural y sana para el caballo ya que imita cómo se alimentaría el caballo en su estado natural donde pasa hasta 17 horas diarias comiendo pequeñas cantidades de hierba. Asimismo, este tipo de alimentación previene los cólicos y otros trastornos digestivos tan frecuentes por otro lado en caballos alimentados con cantidades limitadas y reducidas de forraje.

Caballo miniatura americano comiendo de una rede tipo comedero lento (slow feeder)

En la foto: yegua miniatura adulta comiendo de su red tipo slow feeder

Red de heno adecuada para caballo miniatura Redes de heno tipo slow feeder para caballos miniatura

En la foto: a la izquierda (de color verde) red de heno slow feeder apto para caballos miniatura. A la derecha red convencional (la red azul), no apta para miniaturas.

Alimentados de la manera arriba explicada, los caballos consumen un 2% a 2.5% de su propio peso en heno por día. Esto equivale en un caballo miniatura adulto de 80 kg a 1,6 kg - 2 kg de heno por día. Pudiendo variar esta cantidad en función del gasto energético del caballo (según cantidad de ejercicio, época del año (durante los meses fríos consumen más heno), estado reproductivo etc.). La cantidad total de forraje que ingiere el caballo por día no debe ser en ningún caso inferior al 1.5% de su propio peso.

En cuanto al pasto fresco, en general, y a no ser que se compense con abundante ejercicio físico, no es recomendable el acceso ilimitado al pasto fresco ya que con ello suelen engordar en exceso. La solución es limitar el tiempo de pastoreo a una o dos horas diarias, manteniendo el caballo el resto del tiempo en corrales sin pasto pero con acceso permanente a heno en redes slow feeder.

Con respecto al uso de granos o piensos, hay que destacar que en general las cantidades de mantenimiento para un caballo miniatura adulto son mínimas o incluso nulas.

El caballo miniatura en la mayoría de los casos puede satisfacer sus necesidades energéticas con la ingesta de heno de buena calidad. Sin embargo no ocurre lo mismo con las necesidades de proteínas de alto valor biológico (rico en aminoácidos esenciales que son aquellos aminoácidos que el cuerpo no puede sintetizar por si solo). Para la mayoría de los caballos miniatura, pero en especial para los potros y las yeguas de cría, el heno solo no aporta el contenido proteico adecuado. Además, ningún forraje es 100% completo en cuanto a las vitaminas y minerales que aporta. Por ello es necesario aportar proteínas de calidad, así como vitaminas y minerales, con un pienso adecuado. La mayoría de los piensos convencionales para caballos disponibles en España no cubren las necesidades concretas del caballo miniatura, ya que aportan demasiadas calorías a la vez que carecen de la concentración adecuada de proteínas, vitaminas y minerales. Esto es debido en gran parte a que están formulados para proporcionar los nutrientes adecuados cuando se dan a razón de 1kg de pienso por 100 kg de peso vivo. Sin embargo, dar esas cantidades de pienso a un caballo miniatura sería la receta perfecta para convertir al caballo en obeso. Pero por el otro lado, si se darían solo 100 o 200 g de este tipo de pienso, el caballo no estaría recibiendo todas las vitaminas, minerales y amino ácidos esenciales que necesita. ¿Solución? Dar al caballo miniatura un pienso multivitamínico especial rico en proteínas de alto valor biológico y a la vez muy bajo en carbohidratos y azúcares. El producto estrella de este tipo es el pienso de la famosa marca Spillers: Grow´n Win . Este tipo de pienso es un producto de altísima calidad, hipocalórico y muy concentrado en nutrientes esenciales por lo cual solo es necesario dar una pequeña cantidad diaria, por lo general a razón de 100 gramos por 100 kg de peso vivo.

Si el caballo tuviera mayores demandas de energía que no pueden ser satisfechas con la dieta arriba explicada (basada en heno a libre disposición), tal como puede ocurrir puntualmente en un potro en crecimiento, yeguas lactantes y/o caballos que realizan un ejercicio intenso, se recomienda dar un pienso, preferentemente en forma de chaff, de altísima calidad que sea bajo en azúcares y a la vez rico en fibra y en proteína de alto valor biológico y micronutrientes. Muy pocos piensos comercializados en España cumplen estos requisitos. Recomendamos los piensos y en particular los chaff (en especial el Alfalfa Pro o también como alternativa el Healthy Tummy) de la marca Spillers y de la marca Dengie comercializados por Horse1.es.

Pienso especial para caballos miniatura

En la foto: a la izquierda corrector vitamínico mineral proteico ideal para caballos miniatura, tanto potros como adultos. A la derecha, chaff ideal para potros en crecimiento y yeguas lactantes que necesiten extra de energía y proteína.

Entre los forrajes recomendables para caballos miniatura caben destacar: el pasto, el heno de hierba, el heno de festuca y la alfalfa, siendo el heno de hierba y el pasto la elección ideal. Aunque en caballos estándar es frecuente el uso de paja, hay que resaltar que la paja no es un forraje ya que su valor nutricional es ínfimo a la vez que contiene un alto porcentaje de lignina, un tipo de fibra que los caballos no pueden digerir. En todos los caballos, la administración de paja, por su alto contenido en lignina, favorece la aparición de cólicos por impactación (alimento compactado en una parte del intestino que produce una obstrucción al tránsito intestinal normal y que se acompaña de intensos dolores abdominales). En los caballos miniatura, el riesgo de sufrir este tipo de cólico por ingesta de paja es aún mayor porque el diámetro de su intestino es mucho menor y por lo tanto una cantidad pequeña de paja compactada puede bastar para causar este problema. Por lo tanto, se desaconseja el uso de paja en la dieta de los caballos miniatura. Si se usa paja como cama es necesario vigilar si el caballo miniatura come parte de su cama y si ese fuera el caso debería utilizarse otro tipo de cama. El heno de festuca es muy apreciado por los miniatura, pero no debe darse nunca a yeguas gestantes en los últimos tres meses de la gestación. La festuca en si no contiene ninguna sustancia tóxica, pero a menudo está contaminada con un hongo invisible a simple vista que produce una toxina que en las yeguas gestantes puede causar problemas reproductivos muy serios (incluidos abortos, distocias (partos difíciles), mayor incidencia de muerte neonatal etc.).

Por el otro lado, la alfalfa constituye un forraje de alta calidad, pero que presenta un porcentaje de proteínas muy elevado y un desequilibrio importante en la relación adecuada entre calcio y fósforo. Asimismo, estudios científicos han demostrado [3] que caballos alimentados principalmente con alfalfa presentan un mayor riesgo de sufrir enterolitos (cálculos intestinales). Por ello, la alfalfa no debería ser el forraje principal y más de la mitad del forraje proporcionado debería ser pasto o heno.

Ejemplo de una dieta de mantenimiento adecuada para un caballo miniatura adulto de 80 kg de peso: heno a libre disposición en una red tipo slow feeder y 80 gramos de Grow´n Win una vez al día.

La alimentación del caballo miniatura en resumen:

 

  1. Administre una dieta basada en forrajes de alta calidad, preferentemente pasto o heno de hierba.
  2. Revise la condición corporal del caballo miniatura periódicamente para mantenerlo en su peso óptimo.

  3. Complete la dieta del caballo con un suplemento vitamínico mineral proteico, bajo en energía y rico en proteínas de alto valor biológico y micronutrientes. Recomendamos el pienso Grow´n Win de Spillers.

  4. Asegúrese que el caballo dispone en todo momento de agua limpia y una piedra mineral (bloque de sal) para équidos a su libre disposición.

  5. Evite la tentación de dar golosinas al caballo miniatura: aparte de que propician la aparición del mal hábito de pedir comida en todo momento, son una fuente de muchas calorías extra muy difícil de controlar. 

  6. Si su caballo engorda en exceso, antes de limitar la cantidad de forraje que ingiere, pruebe siempre primero aumentando la cantidad de ejercicio físico diario, opción mucho más saludable para el caballo. Una rutina de 1-2 horas de paseo diario es una manera ideal de tener una excelente condición física, tanto para personas como caballos.

     

    Bibliografía

    [1] Juliet M. Getty, Ph.D.: "Feed a Miniature Horse as a Horse – with some caveats!" artículo disponible en: http://gettyequinenutrition.biz/Library/FeedaMiniatureHorseasaHorse.htm

    [2] Kentucky Equine Research. "Feeding the Miniature Horse" artículo disponible en: www.equinews.com/article/feeding-the-miniature-horse

    [3] N. Edward Robinson, Kim A. Sprayberry. Current Therapy in Equine Medicine, consultado en: http://books.google.es/books?id=q-26Cz4t-P0C&pg=PA411&lpg=PA411&dq=enteroliths+in+miniature+horses&source=bl&ots=lkE9VvwAOR&sig=1vmKN-JAmynFF10afQEJL9mh1Cc&hl=en#v=onepage&q=enteroliths%20in%20miniature%20horses&f=false

     

     

     

     

El tamaño del caballo miniatura

Sin duda alguna, el pequeño tamaño del caballo miniatura es una de sus características más llamativas.

El promedio de los caballos miniatura adultos (más de 3 años de edad) mide entre 79-86 cm a la cruz. Es decir tienen más o menos el tamaño de un perro mastín español.

En concreto, el estándar racial del caballo miniatura americano (American miniature horse) especifica que los caballos de 3 o más años de edad deben medir no más de 34 pulgadas (equivalente a 86.4 cm) medido en el último pelo de la crin.

Caballo miniatura jugando con perroCaballo miniatura que mide lo mismo que un perro  

En los países de habla hispana, la mayoría de las personas conoce solo el caballo miniatura de raza Falabella (o caballo Falabella) como la raza de caballo más pequeña del mundo. No obstante, los caballos de raza caballo miniatura americano (American miniature horse), caballo miniatura europeo y caballo miniatura holandés son igual de pequeños que los caballos Falabella. 

Dentro de los caballos miniatura sanos, por lo tanto no afectados de enanismo (una grave enfermedad hereditaria), también se dan los llamados micro minis. Los micro minis bien proporcionados y no enanos son extremadamente raros. No son una raza aparte sino que son caballos miniatura especialmente pequeños que miden de adultos menos de 30 pulgadas (=76.2 cm) a la cruz. Normalmente, en la mayoría de los micro minis, no se empequeñecen por igual todas sus proporciones corporales, sino que sobre todo se acortan las patas. Por ello es frecuente que en comparación con los minis de tamaño normal, los micro minis no sean igual de bien proporcionados ni tengan la misma capacidad de movimiento elegante que un mini de una alzada típica de 80 cm, por ejemplo. Es por eso que micro minis perfectamente proporcionados sean sumamente raros de encontrar. Existen micro minis adultos que miden apenas 70 cm a la cruz de adultos, sin embargo casi siempre son enanos y por lo tanto no se trata de caballos sanos. Los caballos miniatura sanos y por lo tanto no enanos deben su pequeño tamaño a una cuidadosa selección genética enfocada a criar animales perfectamente proporcionados pero de pequeño tamaño. Por el contrario, los caballos enanos, deben su diminuto tamaño a que sufren de una grave enfermedad congénita que es el enanismo. Caballos miniatura que tienen enanismo tienen muchísimos problemas de salud incluyendo entre otros: severas malformaciones esqueléticas (incluidas deformaciones graves de la columna vertebral y las extremidades), artrosis prematura, cojeras y dolor crónico, defectos de mordida (prognatismo, braquignatismo etc.), deformaciones angulares (“malos aplomos”), problemas digestivos (alta incidencia de cólicos y otros trastornos digestivos), problemas respiratorios etc., todos ellos causantes de un notable sufrimiento. Además, contrario a los caballos miniatura sanos que fácilmente alcanzan los 30 años de vida, los enanos tienen una expectativa de vida muy reducida y sus propietarios deben asumir altos costes veterinarios en el intento de paliar su sufrimiento. Por lo tanto, hay que destacar que los caballos miniatura sanos no son caballos enanos. Es decir, los términos caballo miniatura y caballo enano no son sinónimos.

Un ejemplo de un caballo enano es Thumbelina, registrado en el libro Guinness de los récords como el caballo más pequeño del mundo, mide 44.5 cm y tal como es típico para los enanos posee una morfología extremadamente desproporcionada y múltiples malformaciones. Se trata por lo tanto de un caballo enfermo crónico con todas las consecuencias que supone eso para su calidad de vida. La cría enfocada principalmente a la búsqueda de un tamaño cada vez más diminuto lleva invariablemente a la aparición de las mutaciones genéticas causantes del enanismo. Existe un tamaño límite por debajo del cual simplemente no es posible criar caballitos física y morfológicamente sanos, ese tamaño límite se suele situar alrededor de los 78 cm de adultos. En el pasado, ciertos criadores con tal de satisfacer la moda de querer caballos tremendamente diminutos, criaron sistemáticamente con caballos enanos, sin importarles el sufrimiento que causaban a las animales y por supuesto perpetuando así esta enfermedad genética. Afortunadamente ahora a nivel internacional existe una mayor conciencia de las gravísimas consecuencias que tiene criar basándose en una selección centrada en un tamaño cada vez más diminuto. A día de hoy, ninguna yeguada seria centra su programa de cría en la selección del tamaño diminuto, sino que busca ante todo criar un caballo miniatura morfológicamente sano y muy bien proporcionado, lo cual por supuesto significa que jamás cría con caballos que manifiestan señales de enanismo. Además, es importante mencionar que al tratarse de una enfermedad genética recesiva, padres aparentemente normales pueden producir un potro afectado de enanismo si ambos padres son portadores (lo que se denomina portadores sanos). La única manera de garantizar que no se produzca un potro enano es realizando pruebas genéticas a los progenitores. Afortunadamente, se han hecho grandes avances en las investigaciones científicas del enanismo: en los últimos años se han descubierto cinco mutaciones diferentes causantes de diversas formas de enanismo y se han desarrollado las correspondientes pruebas genéticas. Estas pruebas genéticas solo se realizan en unos pocos laboratorios en todo el mundo y son relativamente costosas. No obstante, son fundamentales en la cría responsable del caballo miniatura, ya que testando a los caballos reproductores y realizando los cruces acorde a los resultados se puede evitar producir un potro afectado por enanismo. La yeguada MagicEquus® se cuenta entre las primeras yeguadas europeas cuyos sementales de cría están testados libres de las cinco mutaciones causantes de enanismo. Información más detallada sobre la enfermedad del enanismo (es decir sobre caballos enanos) se encuentra en esta web: https://www.equine-dwarfism.com/acan-dwarfism/

Caballo enano Thumbelina deforme

En la foto: "Thumbelina" caballo enano con la conformación deforme y desproporcionada típica del enanismo.

Caballo miniatura americano bien proporcionado

 En la foto: caballo miniatura (de 77 cm a la cruz) sano, no enano, con excelente conformación y perfectamente proporcionado. Prototipo de lo que debe ser un buen caballo miniatura.

Una peculiaridad del caballo miniatura es que en relación al tamaño de su madre, los potros recién nacidos son sorprendentemente grandes. El tamaño promedio de los potros recién nacidos es de unos 40-45 cm a la cruz y su peso promedio es de unos 10-12 kg.

En resumen: la cría responsable del caballo miniatura busca ante todo producir un caballo sano con proporciones correctas y armoniosas equivalentes a las proporciones de un caballo grande, pero en tamaño mini (con una alzada adulta por debajo de los 87 cm).