• 1

El tamaño del caballo miniatura

Sin duda alguna, el pequeño tamaño del caballo miniatura es una de sus características más llamativas.

El promedio de los caballos miniatura adultos (más de 3 años de edad) mide entre 79-86 cm a la cruz. Es decir tienen más o menos el tamaño de un perro mastín español.

En concreto, el estándar racial del caballo miniatura americano (American miniature horse) especifica que los caballos de 3 o más años de edad deben medir no más de 34 pulgadas (equivalente a 86.4 cm) medido en el último pelo de la crin.

Caballo miniatura jugando con perroCaballo miniatura que mide lo mismo que un perro  

En los países de habla hispana, la mayoría de las personas conoce solo el caballo miniatura de raza Falabella (o caballo Falabella) como la raza de caballo más pequeña del mundo. No obstante, los caballos de raza caballo miniatura americano (American miniature horse), caballo miniatura europeo y caballo miniatura holandés son igual de pequeños que los caballos Falabella. 

Dentro de los caballos miniatura sanos, por lo tanto no afectados de enanismo (una grave enfermedad hereditaria), también se dan los llamados micro minis. Los micro minis bien proporcionados y no enanos son extremadamente raros. No son una raza aparte sino que son caballos miniatura especialmente pequeños que miden de adultos menos de 30 pulgadas (=76.2 cm) a la cruz. Normalmente, en la mayoría de los micro minis, no se empequeñecen por igual todas sus proporciones corporales, sino que sobre todo se acortan las patas. Por ello es frecuente que en comparación con los minis de tamaño normal, los micro minis no sean igual de bien proporcionados ni tengan la misma capacidad de movimiento elegante que un mini de una alzada típica de 80 cm, por ejemplo. Es por eso que micro minis perfectamente proporcionados sean sumamente raros de encontrar. Existen micro minis adultos que miden apenas 70 cm a la cruz de adultos, sin embargo casi siempre son enanos y por lo tanto no se trata de caballos sanos. Los caballos miniatura sanos y por lo tanto no enanos deben su pequeño tamaño a una cuidadosa selección genética enfocada a criar animales perfectamente proporcionados pero de pequeño tamaño. Por el contrario, los caballos enanos, deben su diminuto tamaño a que sufren de una grave enfermedad congénita que es el enanismo. Caballos miniatura que tienen enanismo tienen muchísimos problemas de salud incluyendo entre otros: severas malformaciones esqueléticas (incluidas deformaciones graves de la columna vertebral y las extremidades), artrosis prematura, cojeras y dolor crónico, defectos de mordida (prognatismo, braquignatismo etc.), deformaciones angulares (“malos aplomos”), problemas digestivos (alta incidencia de cólicos y otros trastornos digestivos), problemas respiratorios etc., todos ellos causantes de un notable sufrimiento. Además, contrario a los caballos miniatura sanos que fácilmente alcanzan los 30 años de vida, los enanos tienen una expectativa de vida muy reducida y sus propietarios deben asumir altos costes veterinarios en el intento de paliar su sufrimiento. Por lo tanto, hay que destacar que los caballos miniatura sanos no son caballos enanos. Es decir, los términos caballo miniatura y caballo enano no son sinónimos.

Un ejemplo de un caballo enano es Thumbelina, registrado en el libro Guinness de los récords como el caballo más pequeño del mundo, mide 44.5 cm y tal como es típico para los enanos posee una morfología extremadamente desproporcionada y múltiples malformaciones. Se trata por lo tanto de un caballo enfermo crónico con todas las consecuencias que supone eso para su calidad de vida. La cría enfocada principalmente a la búsqueda de un tamaño cada vez más diminuto lleva invariablemente a la aparición de las mutaciones genéticas causantes del enanismo. Existe un tamaño límite por debajo del cual simplemente no es posible criar caballitos física y morfológicamente sanos, ese tamaño límite se suele situar alrededor de los 78 cm de adultos. En el pasado, ciertos criadores con tal de satisfacer la moda de querer caballos tremendamente diminutos, criaron sistemáticamente con caballos enanos, sin importarles el sufrimiento que causaban a las animales y por supuesto perpetuando así esta enfermedad genética. Afortunadamente ahora a nivel internacional existe una mayor conciencia de las gravísimas consecuencias que tiene criar basándose en una selección centrada en un tamaño cada vez más diminuto. A día de hoy, ninguna yeguada seria centra su programa de cría en la selección del tamaño diminuto, sino que busca ante todo criar un caballo miniatura morfológicamente sano y muy bien proporcionado, lo cual por supuesto significa que jamás cría con caballos que manifiestan señales de enanismo. Además, es importante mencionar que al tratarse de una enfermedad genética recesiva, padres aparentemente normales pueden producir un potro afectado de enanismo si ambos padres son portadores (lo que se denomina portadores sanos). La única manera de garantizar que no se produzca un potro enano es realizando pruebas genéticas a los progenitores. Afortunadamente, se han hecho grandes avances en las investigaciones científicas del enanismo: en los últimos años se han descubierto cinco mutaciones diferentes causantes de diversas formas de enanismo y se han desarrollado las correspondientes pruebas genéticas. Estas pruebas genéticas solo se realizan en unos pocos laboratorios en todo el mundo y son relativamente costosas. No obstante, son fundamentales en la cría responsable del caballo miniatura, ya que testando a los caballos reproductores y realizando los cruces acorde a los resultados se puede evitar producir un potro afectado por enanismo. La yeguada MagicEquus® se cuenta entre las primeras yeguadas europeas cuyos sementales de cría están testados libres de las cinco mutaciones causantes de enanismo. Información más detallada sobre la enfermedad del enanismo (es decir sobre caballos enanos) se encuentra en esta web: https://www.equine-dwarfism.com/acan-dwarfism/

Caballo enano Thumbelina deforme

En la foto: "Thumbelina" caballo enano con la conformación deforme y desproporcionada típica del enanismo.

Caballo miniatura americano bien proporcionado

 En la foto: caballo miniatura (de 77 cm a la cruz) sano, no enano, con excelente conformación y perfectamente proporcionado. Prototipo de lo que debe ser un buen caballo miniatura.

Una peculiaridad del caballo miniatura es que en relación al tamaño de su madre, los potros recién nacidos son sorprendentemente grandes. El tamaño promedio de los potros recién nacidos es de unos 40-45 cm a la cruz y su peso promedio es de unos 10-12 kg.

En resumen: la cría responsable del caballo miniatura busca ante todo producir un caballo sano con proporciones correctas y armoniosas equivalentes a las proporciones de un caballo grande, pero en tamaño mini (con una alzada adulta por debajo de los 87 cm).